Comienza el año y resulta casi inevitable leer artículos con tendencias y pilares estratégicos donde pondremos el foco durante este 2021. Suelo echar un vistazo a todos aquellos relacionados con marketing y, por supuesto, los que tienen que ver con tendencias tecnológicas. Si os digo la verdad, este año he visto pocas sorpresas… La Inteligencia Artificial sigue apareciendo en casi todos ellos.

Otro aspecto bastante repetido es la importancia de la rentabilidad de los departamentos de IT. Salimos de un año complicado. Hay quienes lo llaman experiencia de usuario, hay quienes hablan de tecnologías que sean beneficiosas para toda la organización, quien focaliza más en retención del cliente… y todos estos factores tienen que ver con las personas, la forma de relacionarnos con las aplicaciones y el beneficio que obtenemos de ellas.

Tecnología que sea rentable, centrada en las personas

Todo apunta a que los equipos de IT tendrán que pivotar hacia la parte más estratégica y pensar aún más en la experiencia de usuario, considerando usuario cualquier persona. Si es interna el objetivo será optimizar procesos, si nos enfocamos de fuera de la organización estará más relacionado con mejorar las ventas y/o la retención de los clientes. Por eso, cuando digo “tecnología que sea rentable”, me refiero a aquella que:
  • resuelve un problema real de negocio
  • se usa porque ahorra tiempo y ayuda a optimizar procesos
  • automatiza tareas repetitivas que no aportan valor
La tecnología, cuanto más amigable y más enfocada a resolver los problemas de las personas o simplificar procesos, más engagement o conexión es capaz de crear con los usuarios. En este punto, los aspectos más relacionados con la usabilidad de la interfaz, serán críticos en el proceso de adopción.

Democratización de la AI y soluciones low code

A veces me pregunto cuánto más seguirá siendo “tendencia” hablar de la democratización de la tecnología. Con democratización, me refiero precisamente al modelo en el que tecnologías avanzadas llegan “al alcance de todos”. Desde hace ya unos cuantos años, el modelo pago por uso de muchas aplicaciones (ERPs, CRMs, herramientas de marketing, etc) ayuda a muchas empresas y usuarios a utilizar determinadas herramientas en modo SaaS (software como servicio), evitando la gran inversión que supondría asumir el desarrollo completo de la misma, y simplemente pagando por lo que la usan o el total de usuarios que la utilizan.

Centrando este concepto alrededor de la Inteligencia Artificial (AI) y en el ecosistema Microsoft, es inevitable hablar de los servicios disponibles en Azure que permiten agregar Inteligencia Artificial a las aplicaciones, cada vez de una forma más low-code/no-code (donde no se requiere programación tradicional, sino más bien una configuración dentro de los propios servicios).

En concreto, los Azure Cognitive Services ayudan a integrar funcionalidades de Inteligencia Artificial en nuestras aplicaciones permitiéndoles entender, razonar y aprender. Entre otros usos, permiten reconocer elementos y texto en imágenes y vídeos, entender la intención de los usuarios gracias a los servicios de procesamiento de lenguaje natural, identificar el sentimiento en un texto, etc.

Lo bueno de estos servicios es que ya están preparados para ser consumidos desde las aplicaciones, por lo que permiten conseguir mucho valor en poco tiempo de desarrollo. Además, son los expertos de Microsoft quienes se encargan de definir, entrenar y mantener los modelos, por lo que, igual que sucede con otras aplicaciones SaaS, el coste es mucho inferior que tener que desarrollar esas capacidades cognitivas.

Hay otros servicios de Azure que también nos permiten integrar funcionalidades de Inteligencia Artificial a nuestras aplicaciones de forma rápida y con poco código: AI builder, Auto ML, Azure Cognitive Search…

En general existe un estado de madurez en la tecnología y en el ecosistema de Microsoft que permite iniciar proyectos incluyendo Inteligencia Artificial, y gracias a la rapidez y a su modelo de pago por uso, plantear pruebas de concepto para validar ideas… que sean posteriormente escalables.

Así que, si estás pensando integrar AI en tus aplicaciones, sólo te falta entender las “piezas” desde un punto de vista de negocio, para encontrar el punto donde la tecnología sea rentable y ayude a la transformación digital de los procesos de tu organización, teniendo cada vez más en cuenta a las personas.

Buscadores inteligentes con servicios cognitivos

Tras esta reflexión sobre el estado de la tecnología, quiero invitarte a ver esta sesión que recientemente impartía con mi compañero Guillermo Pérez en el evento Global AI Bootcamp de la comunidad de Microsoft, donde explicamos cómo combinar servicios cognitivos de Microsoft como Azure Cognitive Search y Form Recognizer, así como diferentes casos de uso para la creación de buscadores: tanto orientados a mejorar la experiencia de búsqueda en un entorno web, como a la mejora de sistemas de gestión documental.

En concreto, explicamos cómo se ha construido el buscador de cursos que puedes encontrar en nuestro portal de demo https://solidqdemo.com/azuresearch.html

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like